Deseo en Bratislava

Volvía a ponerme en movimiento. Necesitaba moverme aunque es cierto que también necesitaba el descontrol y la energía juvenil del Party Hostel. Pero era tiempo de comenzar el viaje de regreso, por ello tenía que pasar por Bratislava. Lo primero que me sorprendió es lo bien cuidada que está la ciudad y lo segundo el grupo de señoritos andaluces que conocí en el albergue elegido. Por casualidad hablé con ellos en la terraza del hostal con la correspondiente cerveza. Resulta extraño, era la primera vez que hablaba mi propio idioma en todo el viaje y resulta que no me gustó, puede que tampoco quisiera usarlo con ellos. Así que decidí cenar solo en el casco histórico de la ciudad. Continue reading