Link

Tengo un par de post pendientes: II parte de NYC y III parte de Roskilde, y creo que se cual elegir, Roskilde, siempre Roskilde. Además prometí a la susodicha el gran honor de que escribiría sobre ella en mi blog. Dejamos el post anterior en la noche del sábado, atrás quedaba un día épico de música. Después de Sigur Ros cada uno vivió su propia historia personal. A algunos les valió con comerse una pizza entera solos y regresar misteriosamente horas más tarde al campamento base, aún sin saber como. Otros fueron vencidos por su “alter ego” personificado en el mismísimo JL. Algunos disfrutaban de su noche bailando como no habían hecho en años, olvidando cualquier adversidad ajena a dejarse la piel en las carpas de baile. A mi el destino me preparó una lección…que raro, siempre me la lía el destino. Espero por lo menos aprender de ella.

Continue reading

Advertisements