Sziget Festival. Pasaporte a la libertad.

Tanto ajetreo tenía que pasar factura y vaya si pasó factura. El día de “turismo” que tenía pensado se quedó en una tarde de paseo y la fiesta que tenía preparada para el viernes se convirtió en un par de cañas. Menos mal, está bien viajar pero tampoco hay que dejarse años de vida en ello. Además, lo tenía decidido, mi próximo desafío era el festival Sziget para el día siguiente y tenía que descansar para poder ofrecer mi estándar de calidad en estos eventos. Continue reading

La noche en Budapest, Szimpla y otros aventuras.

Image

La última mañana en Balatonfürer se antojaba ambiciosa. Cueva, tiendas, playa, ski acuático y rápido para coger el tren de las 15.00. Sí, correcto habéis leído bien, ski acuático, bueno era una tabla así que sería algo así como snowboard-acuático. Apuré un poco para poder intentarlo, sólo intentarlo. Porque ponerse en pie en la tabla es bastante complicado y lo único que hacía era estampar mi cara contra el agua una y otra vez. Seguramente media hora más y lo habría conseguido o quizás tan solo hubiera acabado con agujetas en el careto. Pero aunque me costó relativamente caro para el poco tiempo que estuve y no conseguí levantarme en esa maldita tabla mereció la pena. En un viaje hay que buscar algún tipo de distracción más allá de ver museos, hacer escapadas o deleitarse con la comida. También hay que experimentar nuevas aventuras que no se puedan encontrar en nuestras ciudades aunque sean caras y crear recuerdos memorables como acabar con dolores en todo el cuerpo por intentar algo nuevo….y este niños, ha sido la mierda de consejo del día. Continue reading